Salud Mental y Emocional

Salud Mental y Emocional

En Honduras, existe un desconocimiento significativo sobre la temática de la salud mental y su importancia en la atención de salud general. Hay un prejuicio cultural y una estigmatización social de personas buscando ayuda con profesionales e instituciones de salud mental. Se evidencia también una ausencia general de recursos dedicados a la salud mental y de servicios adecuados ofrecidos a la población. Además, frente a la pandemia de COVID- 19 ha habido un aumento importante de personas con nuevas condiciones/necesidades de salud mental y pocos profesionales capacitados para atenderlas.

De cara a la salud mental, se ha presupuestado el 1.75% del presupuesto de salud para servicios de salud mental, y de este, el 88% es para los 3 hospitales psiquiátricos, y el 12% para el resto de los servicios de salud mental. En 2019, Honduras contaba con menos de 50 profesionales de psicología en el sector público, lo cual representa 0.5 psicólogos por cada 100 mil habitantes. Se evidencian serias necesidades de mejorar la cobertura y atención de personas con trastornos de salud mental asociados a la problemática de la violencia.

Se estima que el 30% de los hondureños han sufrido de trastornos psiquiátricos por la pandemia muchas personas se han visto afectadas por la pérdida de sus seres queridos, los desafíos financieros, el hambre, la violencia intrafamiliar, la incertidumbre sobre el futuro y la estigmatización social; estos elementos también tienen un impacto importante sobre su salud mental.

Propuestas en Salud Material y Emocional:

  1. Se creará la Unidad de salud emocional dentro del sector salud encargada de planificar, administrar y coordinar los programas y actividades relacionados con la salud mental y emocional. Se encargará de capacitar a nivel nacional al personal médico, docentes y empleados públicos en temas de salud emocional.
  2. Se colocarán profesionales de psicología en salud emocional en cada centro de salud a nivel nacional y en todas las direcciones departamentales de educación pública a nivel nacional.

En mi gobierno implementaré políticas sociales para instituir una Honduras solidaria, incluyente y libre de violencia; en que el concepto del derecho prime sobre los privilegios y prevalezca sobre las exclusiones. De modo que podremos todo nuestro empeño en ofrendar ser- vicios de salud, educación, seguridad social y ciudadana, protección a la migración, alimentación y generación de empleo, entendidos como derechos primeros.

– Xiomara Castro